la bióloga de conservación marina Callie Veelenturf

La bióloga conservacionista marina Callie Veelenturf ayudó a redactar una ley que ayudará a proteger especies y hábitats en Panamá

Esta foto de la bióloga de conservación marina Callie Veelenturf ganó el concurso de fotografía Nature Careers en 2018, un evento al que Veelenturf atribuye el impulso inicial de su carrera. Luego ayudó a redactar una ley que ayudará a proteger las especies y los hábitats en Panamá.

Desde 2021, los editores de Nature han estado rastreando casos como este, en los que nuestro periodismo y artículos de opinión han tenido un impacto. Aquí, observamos tres momentos en los que el contenido sobre la biodiversidad afectó a investigadores, comunidades o políticas. Además de dar forma al trabajo de conservación de Veelenturf, los artículos de Nature han elevado el perfil de una propuesta para proteger parte del Océano Antártico y han alimentado las discusiones sobre las propuestas de impuestos al carbono para financiar la conservación de los bosques tropicales.

Protege a Panamá

En la foto ganadora del premio, Veelenturf fue fotografiada con una tortuga laúd (Dermochelys coriacea) en Guinea Ecuatorial, donde estaba recopilando datos para su maestría en la Universidad de Purdue Fort Wayne, Indiana, en 2016. Ella y el biólogo Jonah Reenders, ahora una fotógrafa con sede en San Francisco, California, pasó casi medio año allí, viviendo en tiendas de campaña en la isla de Bioko, y Reenders la tomó mientras medía el pH, la conductividad y la temperatura de la arena cerca del nido de la tortuga laúd.

Después de que se publicó la foto, una avalancha de correos electrónicos y mensajes “me dio esta red, casi de la noche a la mañana, de otros conservacionistas de tortugas marinas que hacen cosas similares en todo el mundo”, dice Veelenturf, que ahora tiene su sede en Arraiján, Panamá. “De repente yo era un ‘nosotros’”.

LEER  En Panamá, una 'rueda de basura' limpia el río de plástico

El premio de fotografía también validó su arduo trabajo, dice Veelenturf, contradiciendo la suposición común de que la investigación de tortugas marinas solo significaba relajarse en la playa. Karla Barrientos-Muñoz, conservacionista colombiana de tortugas marinas de la Fundación Tortugas del Mar, con sede en Medellín, escribió que la victoria de Veelenturf fue para todas las mujeres en la conservación de tortugas marinas. “Me hizo sentir parte de esta comunidad”, dice Veelenturf.

Inspirada, fundó una organización sin fines de lucro llamada Leatherback Project, con sede en Norfolk, Massachusetts, y luego ganó una subvención de National Geographic Explorers, lo que le permitió realizar el primer estudio científico de tortugas marinas en el archipiélago de las Islas de las Perlas en Panamá. Aquí, su equipo trabajó con las comunidades locales para estudiar los sitios de anidación y las zonas de alimentación de las tortugas golfinas (Lepidochelys olivacea), verdes (Chelonia mydas), carey (Eretmochelys imbricata) y tortugas laúd del Pacífico oriental.

Mientras hacía trabajo de campo, Veelenturf leyó el libro de David Boyd The Rights of Nature (2017), que describía cómo algunos abogados habían luchado para obtener derechos legales para la naturaleza. Tales leyes, que ahora existen en al menos nueve países, facilitan la conservación del medio ambiente, porque las organizaciones pueden demandar para proteger una selva tropical o un arroyo. Luego trabajó con el congresista ambientalista Juan Diego Vásquez Gutiérrez y asesores legales panameños para redactar una ley similar para Panamá, que es especialmente rico en biodiversidad. Vásquez patrocinó la legislación y, después de más de un año de debate y revisión por parte del público y en la asamblea nacional, se convirtió en ley el 24 de febrero de 2022.

LEER  En Panamá, una 'rueda de basura' limpia el río de plástico
Previous post El ejercicio PANAMAX 2022 concluye en Mayport, Florida
uva de mesa Next post Perú prevé aumento de 11% en exportaciones de uva de mesa